Oigo un sonido celestial..Una lira está brillando

Pedidos e información: lirasluz@gmail.com

Niños tocando la lira pentatónica

Niños tocando la lira pentatónica

"La música es la puerta de entrada a un mundo más elevado de conocimiento" Ludwig van Beethoven



 
Una rica y diversa práctica musical forma parte de la vida escolar, desde el ciclo Infantil hasta el Bachillerato. Cantar juntos, tocar la flauta, hacer parte de la orquesta, la teoría musical y los conciertos, forman parte del currículo y enriquecen la vida social de la escuela.
 
La música nos puede elevar y estimular así como nos puede tranquilizar y ordenar dentro. La vida interior del niño y del adolescente se encuentran en proceso de transformación constante. El objetivo de la clase de música es guiar y acompañar en este proceso. De este modo, la música se convierte en un arte educativo.
 
La práctica con los instrumentos exige concentración y voluntad y, cuando se crea y se experimenta la belleza, crece la confianza y la autoestima. El niño puede expresarse por medio de la música y, cuando trabaja en grupo, aprende a escuchar al otro y desarrolla capacidades sociales y de trabajo conjunto.
 
En cuanto al material musical, desde Infantil hasta el Bachillerato, los niños y las niñas recorren, desde la práctica, la historia de la música. Se comienza con la música pentatónica, luego se pasa por el renacimiento, el barroco, el clasicismo, el romanticismo, la música moderna y la música clásica moderna.

Hasta el tercer curso de primaria, se toca la lira y la flauta pentatónica. Después, la flauta dulce y la flauta tenor y los instrumentos de ritmo. En edades más avanzadas, los instrumentos que los niños aprenden a tocar fuera de la escuela se integran en el conjunto y se crean grupos o una orquesta. El canto acompaña a todas las edades.
 
(Información tomada de http://www.escolawaldorf.org)

Renacimiento de la lira

                En el año 1926 el músico pedagogo Edmund Pracht propuso a su amigo Lothar Gärtner, construir un instrumento de cuerdas, que debería ser más pequeño y manuable. Lo inspiró con un sencillo bosquejo, algo similar al arpa con una cuerda para cada tono. No pensó en la lira, el instrumento histórico. Deseaba un instrumento cuyo sonido agradara a sus alumnos discapacitados para su aplicación en la terapia musical y ni se le ocurrió que iniciaba el renacimiento de uno de los más antiguos instrumentos de cuerdas. Este instrumento musical habría de encontrar amplia difusión y un uso multifacético en muchos ámbitos de la vida. Pero el desarrollo y la amplia aplicación de la lira, en las décadas siguientes y hasta hoy día, indica, que él, con su iniciativa ayudó a éste antiguo instrumento a obtener un insospechado renacimiento.

Más allá de la pedagogía terapéutica, la lira pronto encontró también su espacio en el jardín de infantes, en la enseñanza escolar general, en la terapia musical, como una específica ambientación como instrumento formativo en las narraciones de cuentos o en el teatro de marionetas. También en la atención geriátrica la lira ha mostrado su efecto bienhechor y armonizador.

Paralelo a este desarrollo, surgió en el transcurso de los años, abundante literatura tonal. para todos estos ámbitos. Se transcribieron obras conocidas de la literatura musical apropiadas para la lira. Surgieron obras musicales para conjuntos de liras, voces de acompañamiento de lira para canto, obras para lira y otros instrumentos, para teatro de marionetas, para fiestas anuales ( alusivas al cambio de estación ) y acompañamiento de cuentos

“Los griegos no conocian la palabra "humanidad"; pero desde que Orfeo transformó a los animales en hombres a traves del sonido de su lira, el concepto de esta palabra era el arte de sus musas… Con toda razon la lira fue puesta entre las estrellas; ella hizo más que la maza de Hercules: ella humanizó lo inhumano”

—   Herder
hellenismo:

attribué au “peintre de Konnakis” (375 - 350 avt. J.C.), fragment d’un cratère en cloche de style “Gnathia”, terre cuite, provenance du sud de l’Italie, représente l’une des Muses tenant une lyre, The J.Paul Getty Museum
Ἑνάτη Ἱσταμένου, IX day From today’s sunset: ninth day of Metageitnion. The ninth day is always sacred to the Muses, to Rhea and to Helios. “The eighth and the ninth of the month that begins: these are the best days to accomplish the man’s works: (Hesiod) praise the eighth and ninth plausibly as they carry perfection (syntelestikai) and therefore he has dedicated them to the human activities…one (the eight), by having a perfect dimension, the other (the nine), by deriving from a perfect number (the three), bring to accomplishment the works undertaken in them.” Schol. Erga, 772-773 “The ninth of the first part of the month, for all men, is completely devoid of evils: it is good both for planting and for generating, both for a man and for a woman, and it is never a day completely bad.” “From discoursing about king Apollo, Plato proceeds to the Muses, and the name of music; for Apollo is celebrated as Musagetes, or the leader of the Muses. And He indeed is a monad with respect to the harmony in the world; but the choir of the Muses is the monad of all the number of the ennead (i.e. nine): From both likewise the whole world is bound in indissoluble bonds, and is one and all-perfect, through the communications of these divinities; possessing the former through the Apolloniacal monad, but its all-perfect subsistence through the number of the Muses. For the number nine which is generated from the first perfect number (that is 3) is, through similitude and sameness, accommodated to the multiform causes of the mundane order and harmony; all these causes at the same time being collected into one summit for the purpose of producing one consummate perfection.” (Proclus on the Cratylus of Plato Concerning the Muses) (One of the Muses; fragment of a Gnathian bell krater, about 350 B.C. now in the Getty Museum…)

hellenismo:

attribué au “peintre de Konnakis” (375 - 350 avt. J.C.), fragment d’un cratère en cloche de style “Gnathia”, terre cuite, provenance du sud de l’Italie, représente l’une des Muses tenant une lyre, The J.Paul Getty Museum

Ἑνάτη Ἱσταμένου, IX day
From today’s sunset: ninth day of Metageitnion.
The ninth day is always sacred to the Muses, to Rhea and to Helios.

“The eighth and the ninth of the month that begins: these are the best days to accomplish the man’s works: (Hesiod) praise the eighth and ninth plausibly as they carry perfection (syntelestikai) and therefore he has dedicated them to the human activities…one (the eight), by having a perfect dimension, the other (the nine), by deriving from a perfect number (the three), bring to accomplishment the works undertaken in them.”
Schol. Erga, 772-773

“The ninth of the first part of the month, for all men, is completely devoid of evils: it is good both for planting and for generating, both for a man and for a woman, and it is never a day completely bad.”

“From discoursing about king Apollo, Plato proceeds to the Muses, and the name of music; for Apollo is celebrated as Musagetes, or the leader of the Muses. And He indeed is a monad with respect to the harmony in the world; but the choir of the Muses is the monad of all the number of the ennead (i.e. nine): From both likewise the whole world is bound in indissoluble bonds, and is one and all-perfect, through the communications of these divinities; possessing the former through the Apolloniacal monad, but its all-perfect subsistence through the number of the Muses. For the number nine which is generated from the first perfect number (that is 3) is, through similitude and sameness, accommodated to the multiform causes of the mundane order and harmony; all these causes at the same time being collected into one summit for the purpose of producing one consummate perfection.”
(Proclus on the Cratylus of Plato Concerning the Muses)

(One of the Muses; fragment of a Gnathian bell krater, about 350 B.C. now in the Getty Museum…)

(via music-in-art)

todavía se pueden oir los sonidos de la lira de Orfeo enamorando a Eurídice

todavía se pueden oir los sonidos de la lira de Orfeo enamorando a Eurídice

Una bella y sofisticada lira con un trabajo muy especial.
una estrella girando con la música
…dicen que la música de la lira de Orfeo amansaba las fieras salvajes, los ríos cambiaban su cauce para acercarse a oírlo, los pájaros detenían sus vuelos y sus cantos…

…dicen que la música de la lira de Orfeo amansaba las fieras salvajes, los ríos cambiaban su cauce para acercarse a oírlo, los pájaros detenían sus vuelos y sus cantos…